Hace unos días salía a la calle lo nuevo de Vetusta Morla. Lleva por título Mismo sitio, distinto lugar y para nosotros es un placer poder intercambiar impresiones acerca del mismo con Jorge González, uno de los miembros fundadores de este grupo de Tres Cantos que poco a poco ha ido creciendo hasta convertirse en uno de los grandes referentes del pop-rock nacional en la actualidad.

Han pasado casi 20 años del comienzo de todo esto. ¡Qué pasada!, ¿no? 

Sí. Realmente hace 20 años esto no era más que un pasatiempo, algo que nos gustaba hacer porque nos hacía sentir bien, era un momento único en la semana en el que quedabas con los colegas e inventabas formas de hacer canciones y maneras de nuevas de interactuar con personas. Era increíble pero no hacía falta hablar para entenderte dentro de aquellos barracones que hacían la función de locales de ensayo. Después decidimos centrar nuestras vidas en la música y, con mucho trabajo y dedicación, lo conseguimos.

Lo de Mismo sitio, distinto lugar me recuerda a eso de “Nos cambiamos de casa, no de hogar” que rezaba la reciente campaña del Atleti coincidiendo con el cambio de estadio.

Mismo sitio, distinto lugar es un álbum autorreferencial. Estábamos en un proceso de cambio, el Atleti sabía que se iba a La Peineta, ahora Metropolitano, nosotros no sabíamos a donde ir, ni si quiera por dónde, solo sabíamos que teníamos que derruir la casa para volverla a construir en otro sitio y así poder seguir siendo los mismos. La brújula en esa transición fue la intuición, no teníamos los planos de la nueva construcción y dejamos que entrase en ese proceso mucha gente nueva que planteó nuevas maneras de hacer las cosas. Cada paso que dimos no fue premeditado; las canciones no llegaron cerradas a los Hansa Studios, sino que nos servimos de los instrumentos que nos encontramos allí, también de la propia experiencia y de lo que vivimos allí. Además, coproducimos el álbum junto a Carles Campi, quien además de productor es músico y nos mostró otra manera diferente de afrontar las canciones.

¿Vuestra casa sigue siendo Tres Cantos o aquello quedó ya muy atrás?

Yo sigo por la zona, pero los demás están por diferentes lugares. Para mí, la casa del grupo seguirá siendo esta. Nuestra forma de ser y la forma que tenemos de relacionarnos y trabajar creo que esta muy ligada a nuestra experiencia aquí, a vivir en los 90, en nuestras edades más complicadas para ciertas cosas. Todo eso generó unos lazos muy fuertes entre nosotros y nos dio un concepto de colectivo muy fuerte.

Cuando escuchas las nuevas canciones por primera vez te da la sensación de que es un disco que puede gustar a aquellos que nunca ha sido precisamente fans de Vetusta Morla, ¿era ese vuestro objetivo?

Cuando compones un disco nunca te planteas hacerlo para gustar a unos y a otros. En discos anteriores sí que nos planteábamos cómo serían las canciones en el directo y, en cierto modo, al registrarlas teníamos eso subyaciendo. Con Mismo sitio, distinto lugar no ha sido así, sino que nos hemos dejado guiar por la intuición, por el trabajo, por la experiencia y pensábamos: “Ya veremos más adelante cómo se llevan al directo”. La verdad es que estamos muy contentos con la recepción que está teniendo el álbum. Los comentarios que nos llegan son fantásticos y el público ya está haciendo suyas las canciones.

El disco lo habéis grabado a medio camino entre Berlín y Estados Unidos. ¿Cómo ha influido el en el resultado final de las canciones?

Este disco nos ha brindado la oportunidad de trabajar en los Hansa Studios de Berlín, un lugar mítico para melómanos y músicos. Allí se han forjado algunos de los discos más importantes de la historia de la música. Por ahí han pasado, entre otros, David Bowie, U2 o Depeche Mode. Después nos llevamos las canciones a Tarbox Road Studios que están en Cassadaga, un lugar recóndito en el norte de Nueva York. Allí, Dave Fridman quien ha trabajado con artistas como Tame Impala, Mercury Rev o The Flaming Lips, se encargó de realizar las mezclas. Siempre decimos que este álbum refleja de manera fragmentada un proceso de transformación, siendo a la vez el proceso en sí su relato y el resultado del mismo. Sin duda, esos caminos y esos lugares en los que se ha gestado,
registrado y finalizado el álbum, tienen mucho que ver con lo que hay en las canciones.

¿Alguna vez os planteasteis durante el recreo en el José Luis Sampedro que íalgún día podríais pisar estudios tan emblemáticos como Hansa (Berlín), Tarbox Road (Cassadaga) o Sterling Sound (Nueva York)?

Personalmente, no soy muy mitómano, ni me paro a leer los créditos de los discos. Pero cuando llegué a Hansa fui consciente de lo que representaba ese lugar y verte tocar los mismos instrumentos que tocaron músicos de la talla de Bowie o U2, impresiona. En la época del instituto nunca lo hubiera imaginado, pero que el
trabajo te brinde esta oportunidad es para sentirse afortunado.

Viendo en el setlist canciones como “El discurso del Rey” prácticamente estoy obligado a preguntaros por la actualidad que estamos viviendo en nuestro país. ¿Cómo veis el panorama?

No podría darte una opinión de la banda con la que estemos todos representados. No obstante, como decía más arriba, este álbum habla desde el interior de la banda hacia fuera, no como en discos como La Deriva, por ejemplo, en el que las canciones eran más un reflejo de lo que pasaba fuera. Lo importante es que el público haga suyas las canciones de Mismo sitio, distinto lugar sin tener que explicar si representan una historia u otra con más o menos conexión con la actualidad. Hay que tener en cuenta que el álbum se publica ahora, pero las canciones fueron escritas y compuestas hace meses.
 
La experimentación es una constante en este nuevo trabajo. No hay más que echarle una escucha a canciones como “Palmeras en La Mancha” o “Te lo digo a ti” para darse cuenta de ello. ¿Os gusta sorprender al personal?

Una de las constantes del grupo ha sido siempre no conformarnos con lo aprendido, ir más allá. Puede que en este nuevo álbum la experimentación aparezca de manera más explícita, pero no ha sido buscado premeditadamente. Nos gusta hacer cosa nuevas cada día, seguir aprendiendo. En Mismo sitio, distinto lugar hay nuevos instrumentos que nos encontramos en Hansa y que los incorporamos a lo que llevábamos: El proceso también ha cambiado así que seguramente que el resultado final sea distinto, pero siempre con la esencia de quiénes somos.

El 10 de noviembre sale a la venta este nuevo trabajo pero no vamos a poder veros defenderlo en directo hasta la primavera del próximo año. ¿Por qué castigáis a vuestros seguidores de esta manera?

(Risas) No se trata de un castigo, sino de dejar el tiempo necesario para poder preparar una nueva propuesta que acompañe a este disco. Eso lleva tiempo y dedicación.

Habéis optado por comenzar la gira en Latinoamérica, allí tenéis seis citas confirmadas. ¿Le estáis cogiendo el gusto a eso de cruzar el charco?

Llevamos años incorporando de manera natural a nuestras giras otros países de Latinoamérica. La conexión con América va creciendo gira tras gira. Estaremos en México, Colombia, Argentina, Perú y Chile. También estaremos tocando en Portugal en dos citas: Oporto y Lisboa.