El dúo israelí Lola Marsh acaba de lanzar Someday Tomorrow Maybe, su segundo trabajo, que lo estarán presentando el 25 de marzo en Madrid, dentro del Ciclo Voces Femeninas de SON Estrella Galicia (Café Berlín), y al día siguiente, 26 de marzo, harán lo propio en Barcelona (Razzmataz 3). Damos un paseo con Yael Shoshana Cohen y Gil Landau, una pareja que si no existiera habría que inventarla.

Someday, Tomorrow, Maybe. ¿Estamos ante la pareja más indecisa del momento? 

(risas) En cierto modo, sí que somos una pareja muy indecisa. Aunque en realidad elegimos este título para el disco porque pensamos que tenía un rollo cinematográfico con un aire muy James Bond. De hecho, era el nombre de una canción que habíamos escrito y que al final no metimos en el disco. Tal vez entre en el próximo. Algún día, mañana, tal vez,… (risas)

A pesar de ello, las doce canciones contenidas en este nuevo álbum suenan realmente convincentes. ¿Cómo ha sido todo el proceso hasta llegar conseguir un resultado tan notable? 

Detrás de estas canciones hay un montón de duro trabajo. El proceso en sí ha sido mucho más delicado que con nuestro primer trabajo, ya que en esta ocasión sí que teníamos muy claro en qué dirección queríamos ir con la producción, los arreglos y la grabación. Optamos por reducir al máximo las opciones y fijar una fecha límite, eso nos ayudó a estar mucho más centrados.

Han pasado cinco años desde aquella actuación en el Primavera Sound en la que muchos tuvieron la oportunidad de descubrir vuestro talento. ¿Qué recuerdos os trae aquella actuación de 2014?

Yaeli: Uf, aquella actuación en el Primavera Sound supuso para nosotros una experiencia muy significativa en nuestra carrera. Era la primera vez que tocábamos fuera, en un gran festival y antes de haber publicado siquiera un disco.

Gil: Recuerdo aquel día perfectamente. Salimos al escenario y nadie nos conocía. Al principio, no había nadie frente a nosotros. Daba miedo, yo ni siquiera me planteaba levantar la vista. Con la tercera canción me armé de valor y eché de nuevo un vistazo. Mi mirada se topó con una gran y cariñosa multitud justo en frente de mí, ha sido sin duda uno de los momentos más felices que hemos vivido.

Yaeli: ¡También recuerdo que, de camino al escenario, perdí un zapato! No sé cómo ocurrió, pero el caso es que decidí salir descalza. Llevaba un vestido suelto de color verde y me sentía como hippie. El concierto fue impresionante y el público fue un encanto, a pesar de que no sabían nada de nosotros. Para colmo, cuando terminamos la actuación salió un arco iris enorme en el cielo. ¡Fue un momento tan bonito y surrealista!

Si alguien tiene aún alguna duda acerca de la influencia de la música de los años 60 en vuestras canciones, solo tiene que darle una oportunidad al videoclip de “Echoes”.  ¿Cómo surgió la idea?

La idea pertenece a nuestro brillante director Indy Hait. Recuerdo perfectamente el día que nos la planteó. A pesar de que era solo una idea y había mucho por concretar, desde el principio nos pareció muy acertada. Lo grabamos en Ucrania, donde encontramos algunos dobles que se parecían un poco a nosotros. El día de la grabación fue muy divertido y ambos supimos en aquel momento que estábamos creando algo muy bueno.

“Echoes” es, además, la primera canción de este segundo disco. ¿Os costó mucho decidir que tenía que ser ella la elegida? 

Siempre es muy difícil con qué canción abrir un disco, pero finalmente nos decantamos por “Echoes”. Tal vez porque esta canción tiene su propia intro y nos parecía chula para que fuera lo primero a escuchar nada más reproducir el disco.

Otra de las canciones contenidas en  Someday, Tomorrow, Maybe es “What am I”, aunque no es precisamente una canción actual (fue compuesta en 2011). ¿Por qué ahora?

Sí, es cierto. De hecho “What am I” es una de las primeras canciones que escribimos, aunque ha cambiado ligeramente desde que la compusimos. La tocábamos muy a menudo cuando empezamos con Lola Marsh. Intentamos grabarla cuando grabamos nuestro primer disco, pero había algo que no terminaba de convencernos, y decidimos dejarla a un lado de momento. Cuando nos pusimos a trabajar en el segundo álbum, volvió a estar en la lista de las candidatas y, justo antes de grabarla, Gil decidió hacer un nuevo cambio con la guitarra y la atmósfera en general. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que era justo lo que habíamos estado buscando todo este tiempo para esta canción. Y entramos a grabarla rápidamente para que no hubiera posibilidad de volver a plantearse más cambios.

“Darkest hour” es una de mis canciones favoritas del disco. Tiene una fuerza brutal. Necesito saber cuáles son vuestras bandas favoritas de los 60.

¡Gracias a Dios” Nos alegra que te guste.  Pues, verás, somos muy fans de The Moody Blues, Pink Floyd, The
Animals, The Beatles (por supuesto), la música francesa tipo Serge Gainsbourg o Francoise Hardy, y grupos actuales con rollo sesentero, como pueden ser The Temples.

¿Y más grupos actuales? ¿Quiénes os llaman la atención ahora mismo?

Uf, hay tantas… Tame Impala, Arcade Fire, The Temples, Whitney, Lykke Li, Sufjan Stevens, Bon Iver, Frank Ocean,… ¡Y muchos más!

También sabemos que os encanta crear música para series de televisión. Si pudierais elegir una película para componer toda su banda sonora, ¿con cuál os quedaríais?

Una de Tarantino o Wes Anderson, eso seguro. ¡Los dos son tan buenos! Poder trabajar algún día con ellos sería un sueño hecho realidad.