Tras la publicación de Delta (Warner, 2017), M Clan se han lanzado a dar conciertos por toda la península. Uno de los más especiales tendrá lugar a finales de diciembre en Madrid, así que hemos conseguido robar unos minutos a Ricardo Ruipérez para que nos ponga al día sobre el esplendoroso momento que están viviendo estos veteranos del rock sureño que parecen haber vuelto al sonido de sus primeros trabajos.

Antes de nada, quería darte la enhorabuena por Delta. Me parece un trabajo brillante, creo que está a la altura de vuestras mejores publicaciones. ¿Estás tan satisfecho con el resultado como lo estoy yo?

Me alegro. Es un disco que no nosotros teníamos claro que iba a salir muy bien y la verdad es que fue todo sobre ruedas desde el principio. Queríamos hacer canciones un poco más tranquilas, siguiendo una línea más folk, con otra instrumentación,… siempre estuvo planeado así.

Es un disco muy acústico, seguramente el más acústico de vuestra carrera. ¿Ha sido algo premeditado o una cosa llevó a la otra?

Lo cierto es que después de lo del Price empezábamos una etapa nueva y queríamos que el sonido también fuese diferente. Lo hemos hecho así por nuestros seguidores. Después de veintitrés años queríamos ofrecer a nuestro público algo diferente.

A día de hoy, con tantos y tan buenos discos a vuestras espaldas, ¿crees que aún hay quien piensa que esto del rock es mejor dejárselo a los grupos americanos?

Yo creo que no. Yo creo que se puede hacer rock en castellano perfectamente. El reto consiste en hacer buenas canciones con buenas letras.

Os fuisteis a Nashville para grabar Delta con Brad Jones. ¿Os lo recomendó Quique González? ¿Cómo ha sido trabajar con él?

Lo conocíamos porque David Bonilla había trabajado con él. Fue quien se encargó de la producción de Daiquiri Blues de Quique González. Una vez supimos cuál era su forma de pensar acerca de la música pensamos que era lo más oportuno. Es un tío muy musical, muy talentoso… Para él la música está por encima de todo y nosotros queríamos a alguien así para trabajar con estas nuevas canciones.

Una vez habéis visto el resultado, ¿cómo ha sido trabajar con el estadounidense?

La experiencia ha sigo genial. Brad trabaja con músicos de primera y eso hace que vaya todo muy fluido. Tiene una forma muy efectiva de organizarlo todo y para nosotros es un privilegio poder trabajar con alguien que conoce tan bien la música americana.

¿Qué tal están funcionando las nuevas canciones en directo? Nos consta que ya las habéis presentado en Granada, Vigo, A Coruña,…

Muy bien, ya estamos aún haciendo los últimos retoques al repertorio. Ten en cuenta que estos conciertos tienen una dinámica especial, con momentos muy álgidos, otros más íntimos,… Es un reto tanto para los técnicos como para los músicos. Estamos contentos porque cada vez sonamos mejor.

Todos los conciertos son importantes pero hay muchas expectativas puestas en el de Madrid del 28 de Diciembre. Y es que después de haberos centrado en auditorios y teatros, os metéis en todo un Barclaycard Arena. No será una inocentada, ¿verdad?

(risas) ¡No, qué va! La intención es hacer un ring similar al que ya hicimos en el Price. En Madrid queríamos hacer algo diferente, hemos preparado unas proyecciones especiales para la ocasión y pensamos que va a gustar mucho.

Me suena que Carlos y tú os conocisteis haciendo la mili, algo que a los jóvenes de hoy en día les debe sonar a chino… ¿Sois de los que, con el tiempo, le habéis terminado viendo su puntillo y ahora lo consideráis algo que ha influido positivamente en vuestras vidas?

(risas) En absoluto. El servicio militar era algo ridículo, era algo que estábamos obligados a hacer. Aunque estuvo muy bien que nos conociéramos allí…

Supongo que desde entonces habréis forjado una amistad tan sólida que ya seréis como hermanos. ¿Cómo funciona esa complicidad sobre el escenario?

Cada uno tenemos nuestro espacio y siempre sabemos qué es lo que está sintiendo el otro en cada momento. Son muchos años tocando juntos y la verdad es que tenemos una relación muy especial.

¿Y qué nos deparará el 2017? Tras haber tocado recientemente en Argentina, ¿os vais a animar a salir de España con más frecuencia?

Vamos a tocar muchísimo. Como este año no hemos tocado con banda, estamos deseosos de hacer una gira larga y tocar en todas partes. En cuanto a lo de Argentina, vamos creciendo poco a poco allí. Estamos afianzando a un público que cada vez es mayor. Tampoco es que sea algo brutal, pero algo es algo. (risas)