Hablamos con Kike Babas y Kike Turrón, autores de Sol y sombra, tras la rueda de prensa celebrada con motivo del 30 Aniversario de Los Rodríguez, donde aprovecharon para presentar esta biografía que cuenta, a través de sus protagonistas y otros artistas y profesionales que la vivieron de primera mano, la historia de la banda de rock hispano-argentina.

¿Cómo surge la idea de este libro?

Kike Babas: Al terminar la biografía de Leño, estuvimos dándole vueltas a qué biografía se podría hacer y qué fuese redonda, de las que merece la pena contar la historia. Coincidió que a Andrés le llegó una de las biografías de Leño y le encantó y lo dijo públicamente. Fue como una señal: Los Rodríguez reunían todas las condiciones, biografía intensa y breve con sanas dosis de sexo, drogas y rocanrol, además de una discografía imperecedera con canciones que se han grabado a fuego en el subconsciente colectivo.

Kike Turrón: Quisimos hacerla exactamente igual que la de Leño, repetir esa forma oral y coral, hacer de recipientes de todas esas voces que habían compartido tiempo y vida con Los Rodríguez, pasarlo a limpio, ordenarlo, pulirlo y hacerlo realidad.

Si no me equivoco, también está prevista una gira de reunión, pero con la que está cayendo…

KB: Pues no he oído yo esa noticia. Desde luego entre ellos hay muy buena sintonía, pero es una formación con una baja fundamental (el guitarrista Julián Infante) y dos “quintos Rodríguez” también desaparecidos (los bajistas Guille Martín y Dani Zamora “Pato”). En el sentido emocional igual no es tan fácil, por incompleta, la deseada reunión.

KT: Con la que cae, las palabras giras y reunión casi son sancionables… Si te soy sincero, creo que de haber estado en tiempos normales quizá ayer en la reunión de presentación hubiesen hecho algo de ruido y rock, pero no ha sido ni creo que sea por ahora. Sé que, de algún modo, ver hecha esta biografía y el proceso de hacerla ha sido para Andrés, Ariel y Germán una forma de acercamiento y de limar cosillas que se habían quedado pendientes de años atrás… Ayer, hacer con ellos la jornada de presentación en la sede de SGAE en Madrid fue una delicia, verlos juntos, hablándose y riendo en franca complicidad.

Portada Los Rodríguez Sol y SombraAdemás de las declaraciones en primera persona de Andrés, Ariel y Germán, en el libro encontramos aportaciones de compañeros que se fueron encontrando a lo largo del camino. Ha debido ser complicado reunir tanto material de tantos frentes diferentes…

KB: Han sido siete años de trabajo hasta reunir todas esas voces. A veces hemos esperado pacientemente, otras hemos investigado cual detectives…. Están desde grandes artistas coetáneos suyos, hasta técnicos de sonido o conductores. Efectivamente, fácil no ha sido.

KT: Y ya no solo eso, también hemos tenido que batirnos el cobre para el material fotográfico. En los tiempos de Los Rodríguez aún no existían móviles con cámara, era todo analógico, y dar con fotos originales que se saliesen de la ya visto ha sido también difícil.

En 30 años les habrá pasado de todo. ¿Encontramos vivencias de todo tipo en la obra o predominan los momentos “para no olvidar” sobre las “tormentas de arena”?

KB: En general hemos encontrado mucha honestidad en las declaraciones, no se ha esquivado ningún tema (sean drogas o desavenencias internas). Nadie ha ido a “hacer sangre”, pero cuando hubo cosas que gustaron menos (sean canciones o actitudes) la gente ha hablado abiertamente, lo cual ha funcionado muy bien a la hora de contar la historia.

KT: Tendrás que leer el libro y juzgar tú. Ayer le decía a Ariel que creo que ha quedado honesto, que está la verdad y lo que les ocurrió… Y me dijo él con cierta complicidad y su irresistible sonrisa de golfo: “O eso crees tú… Bueno, lo que está, está bien, pero lo de la verdad y lo que nos ocurrió solo lo sé yo…”.

Presentación Sol y Sombra Los Rodríguez

A vuestro juicio, ¿cómo han envejecido esos tres discos grabados entre el 90 y el 96? ¿alguno en concreto lo ha hecho especialmente bien?

KB: Los tres discos esenciales de Los Rodríguez, a mi entender, han envejecido bien. No son hijos de su tiempo, pues ellos iban a su propia corriente, lo cual hace que funcionen perfectamente a lo largo del tiempo. Y luego están esas canciones en cada uno de ellos, que sobresalían entonces y sobresalen ahora.

KT: Sin duda que han envejecido bien… Lo bueno de Los Rodriguez es que, para su primer disco, cada uno ya tenía detrás una discografía completa con otros proyectos, y giras, y la experiencia que una banda logra tras 15 años en activo. Cada uno de sus discos se puede despedazar en singles y siguen ganando… Estaban en estado de gracia, sin duda.

Desde vuestro punto de vista, ¿hay algo que no hayan perdido Los Rodríguez en estos 30 años? Algún rasgo de la personalidad que siga estando muy presente en ellos tres.

KB: No los conocí entonces, así que no puedo comparar. Me da la impresión de que son personas que siempre han tenido respeto por “la canción”.

KT: Me pasa lo mismo. Mi primer concierto, cuando yo tenía doce años, fue Tequila, un día de reyes en Madrid. A Calamaro lo he querido con su disco El Cantante, o sea, bien avanzada su carrera, los discos de Ariel en solitario me flipan… Son ya columnas del rock de aqui, con su vuelo internacional. Gente culta, profesional y que han vivido varias generaciones del rock y en varios países.

¿Por qué Sol y sombra? Entiendo que hay un motivo de peso además de ser una de las canciones incluidas en su debut, Buena suerte.

KB: Evidentemente, era una de sus canciones. Otro de los nombres que se barajaron fue A los ojos, que también dice mucho de la biografía. Pero Sol y sombra era más definitivo, definitorio y tenía ese punto canalla. Es un título perfecto.

KT: Lo elegimos porque era la bebida favorita de Julián Infante, fundador de la banda.