De las frías tierras burgalesas al calor del Mediterráneo. El viaje de Marcos Gallo no ha sido solo por la geografía española, sino también una evolución en el estilo y en el fondo de sus canciones. Empezó a componer con 14 años y desde entonces su inseparable guitarra ha sido su fiel compañera de fatigas. Primero con los grupos de rock Long Sleep y Canteo, y ahora en solitario.

Tras muchos años tocando en bandas de rock y afianzado en ese estilo, ¿por qué ese cambio radical a dejarse acompañar solo por una guitarra y hacerse cantautor?

En mi caso ha sido un proceso muy natural que ha estado ahí acompañándome durante todo el tiempo y que, llegado el momento cobró sentido y decidí sacarlo adelante. Al final, mi proceso creativo siempre comenzó con una guitarra y voz, escribiendo los temas de manera individual y posteriormente adaptándolos al estilo de la banda en la que formaba parte. Durante estos  12 años que llevo componiendo hay muchas canciones que no entraban en la set-list del grupo y que me guardé para mí mismo, para cuando tuviera coraje para sacarlas en un proyecto en solitario.

¿Qué cantantes o grupos te han servido de inspiración a la hora de dar este giro de estilo?

La verdad es que hasta hace apenas dos años no solía escuchar mucha música de autor. Por supuesto que grandes referentes como Joaquín Sabina o Ismael Serrano, pero también otros como Carmen Boza, Pedro Pastor, El Kanka o Mr. Kilombo me han servido de gran inspiración para la manera de entender mis canciones y sobretodo, mis letras. No son puramente cantautores, pero grupos como La Maravillosa Orquesta del Alcohol, Vetusta Morla o Izal también son fuente de inspiración.

Por fin tu primer EP, Ahora, ve la luz. Sin embargo, ya acumulas muchos conciertos y concursos de cantautores previos. ¿Con qué te quedas de todo este tiempo?

Con cada cosa, porque de todo se aprende. Suena a tópico, pero es que es real. Han sido casi dos años de andanzas, pero éste último 2017 ha sido una auténtica locura. Un año precioso en el que he visto como todo tiraba para adelante sólo, y a pasos agigantados me he plantado de tocar en un bar de Barcelona a recorrerme media España con mis canciones.

Ha habido momentos muy bonitos por supuesto, ganar un concurso como el de Xàtiva, llenar una y otra vez bares en Burgos en los distintos bolos que he dado, tocar en lugares míticos de la música de autor como La Tertulia en Granada, o El Calvario en Madrid…grabar en productoras de video como SdMA o Directo en Lavapiés donde he visto tocar a tod_s mis referentes, o hacer realidad mi primer disco en solitario. Brutal, todo pasa tan rápido que quizás no valoro aún lo auténtica locura de poder haber hecho todas estas cosas en tan poco tiempo.

También me quedo con los viajes de carretera para tocar en cualquier lugar, sobre todo cuando lo he hecho tan bien acompañado como con las giras con Kike M y los Noviembre. El aparecer en Vitoria o en cualquier lugar y que aparezca gente para verte porque han oído hablar de ti, es flipante y se agradece un montón.

Son seis canciones las que componen el EP, ¿cómo fue el proceso de grabación?

Quien diga que el proceso de grabación no es duro, miente (risas). Es duro pero muy reconfortante. Ver cómo poco a poco las ideas pasan a ser melodías, pasa a coger forma y a sonar. Es precioso, un momento único.

Yo he tenido algunas experiencias de grabación previas y ésta ha sido la más bonita sin duda. Primero de todo porque estaba todo muy bien programado, he contado con una banda brutal y con Daniel Guantes a los mandos, que ha tratado con mucho cariño el disco y ha sabido entender a la perfección el proyecto.

Han sido horas y horas, pero lo hemos sabido gestionar genial y sacar adelante, aunque los timings eran ajustados (yo estando en Barcelona viviendo y grabando en Burgos).

Me ha hecho especial ilusión grabarlo en mi ciudad de origen y con un compañero cantautor como Dani, al cual tengo una gran estima y respeto y el producto final está muy logrado. Estoy muy contento con el disco y espero que la gente disfrute de lo que tiene dentro y que se note la ilusión y ganas con las que lo hemos hecho.

Háblame de “Away”. Destaca por ser la única canción en inglés del EP y fue, además, el primer adelanto. ¿Refleja una necesidad personal de encontrarse a sí mismo o escapar de tu mundo actual?

Claramente. “Away” es un tema que escribí en un momento delicado de mi vida, justo antes de marchar a Irlanda una temporada.

Es un tema que engloba perfectamente ese estado en el que me encontraba: había pasado por una transformación personal muy importante pero la gente a mi alrededor no era consciente. Pasa a veces que uno cambia, pero tu círculo más cercano sigue viendo quién fuiste y no es consciente del cambio. Es difícil cambiar la imagen predeterminada que tiene alguien de ti después de tanto tiempo. Por eso escribí “Away” como un grito de liberación y en inglés porque marchaba para tierras anglófonas. Habla de esa búsqueda del “yo” en otro lugar lejano para volver renacido y pudiendo mostrar de verdad a la gente quién era en realidad. Salió de muy dentro de mí en su momento y ha pasado por muchos cambios hasta verse reflejada como es actualmente en el disco.

Acabas de estrenar el videoclip de “Todo encaja”, donde haces un repaso crítico a la actual situación política de España. ¿Está la música de cantautor concienciada más que nunca con la coyuntura política y social que vivimos?

La música de autor y la política tienen lazos, pero no creo que sea indispensable esta unión. En su momento con la transición política en España en los años setenta e incluso antes con la llamada ‘Nova Cançó’, hay un ingrediente de reivindicación unida a los cantautores, pero hoy en día hay de todo. Incluso diría que la gente tiene más en mente al cantautor hablando de amor y desamor que al cantautor “concienciador” (jaja).  En mi caso surge la necesidad de hablar sobre lo que ocurre no sólo dentro de mí, sino también en la sociedad en la que vivimos. Me enseñaron desde pequeño a ser crítico con lo que me rodeaba y me gusta aportar mi visión a quien escucha mi música. Vivimos en una tierra maravillosa llena de una cultura y gente muy especial y eso no se ve reflejado en la realidad del país, y eso me molesta. Son tiempos duros para gran parte de una población y está teniendo sus consecuencias políticas. Hablar y debatir de ello con respeto y argumentos, puede ser positivo y liberador.

Y ahora con la promoción del EP en el horizonte. ¿Qué planes tienes para los próximos meses?

Ahora mismo y tras presentar por el mediterráneo el EP, me voy dos meses a Islandia a reflexionar y pensar un poco en mi futuro más cercano. Es algo que llevaba bastante en mi mente y ahora es el momento perfecto para hacerlo.

Y a la vuelta a finales de diciembre comienza mi gira por toda la península, que aún estoy cerrando. Lo importante es llevar “Ahora” muy lejos y aprender de cada lugar y cada bolo.

¿Conciertos en formato acústico tú solo o con banda?

Hace un tiempo te habría dicho en solitario, pero ahora con el disco y los conciertos con banda que he estado haciendo le estoy cogiendo gusto a presentar mi música de nuevo con más instrumentos para darle más color a las canciones. En ambos formatos disfruto mucho y adapto mucho los temas. Creo que el hecho de ser cantautor te da la posibilidad de poder defender las canciones de ambas maneras y eso es muy positivo.