El veterano combo neoyorquino se embarca en una gira por Europa y Estados Unidos para celebrar el 15 aniversario de Let go, el disco que marcó un antes y un después en la historia de Nada Surf. Charlamos con Daniel Lorca, el carismático bajista que pone el acento madrileño en esta ya mítica banda de rock alternativo, acerca de esta emotiva gira y otras muchas cosas que van surgiendo sobre la marcha.

Se cumplen 15 años del lanzamiento de Let go, pero también cumplieron esa misma edad High/Low y The proximity effect hace 4 y 6 años, respectivamente. ¿Por qué ellos no tuvieron fiesta de cumple?

Lo que pasó es que hicimos un sondeo para saber cuáles eran los discos favoritos de nuestros seguidores y el que ganó fue Let go. Además, para nosotros es un disco que tiene un rollo muy especial, cuando lo grabamos teníamos la sensación de haber publicado nuestro primer disco por segunda vez. Antes de Let go había mucha incertidumbre a nuestro alrededor, estábamos con los pleitos con nuestra casa de discos (Elektra) y muchos pensaban que no íbamos a seguir. Pero fue justo ahí cuando sacamos nuestro propio sello, publicamos el segundo LP (The proximity effect) y nos fuimos de gira por Los Ángeles vendiéndolo nosotros mismos y seguidamente nos metimos en el estudio para grabar Let go. Con él cambió un poco nuestro sonido, nos sentimos mucho más libres a la hora de componer y empezamos una nueva fase que sigue viva hoy en día. También podríamos celebrar este año el 25 aniversario de la banda, aunque realmente nosotros no concebimos Nada Surf sin Ira, que entró tres años más tarde.

Independientemente de fechas, aniversarios y demás anécdotas, ¿crees que Let go es el disco que mejor define a Nada Surf como banda?

Yo creo que no, pero sí que es el disco que marcó un cambio de rumbo en su momento. Para mí seguramente el disco que es más Nada Surf es Lucky, pero eso ya es cuestión de gustos. Si le preguntas a cada uno de los miembros te dirán uno diferente.

¿Y la canción? De los muchos himnos que tenéis, ¿crees que “Inside of love” puede ser el más representativo?

Pues eso también se lo preguntamos a nuestros seguidores en Facebook, pero no recuerdo cuál fue la que ganó. Y ocurre un poco lo mismo, cada uno tenemos nuestras preferencias. Para mí no lo es. Yo creo que la más representativa es “See these bones”, pero Mateo seguramente te diría otra. Por ejemplo, “Hi-Speed Soul” también es de mis favoritas. Lo bueno es precisamente eso, ¡que sea difícil escoger! (Risas)

Esta gira que comienza en febrero os llevará a estar varios meses girando por Europa y Estados Unidos, ¿es cada vez más duro echarse a la carretera? Que ya vamos teniendo todos una edad…

Precisamente por eso yo llevo ya unos cuantos años diciéndoles que se olviden de seguir yéndonos de gira como nos íbamos antes. Ten en cuenta que cuando empezamos la gira de Let go estuvimos de gira un año y diez meses, eso a mí me costó mi relación con mi pareja y sufrí un estrés brutal. Con 50 tacos eso ya no lo podemos hacer:  ahora toca cuidar de nuestros padres cuando se ponen enfermos, pasar tiempo con los hijos (no en mi caso pero sí los de Ira y Mateo),… Cuando te haces mayor tienes más responsabilidades, es normal. Pero lo importante es que hemos llegado a un término medio que yo, como te decía, llevaba varios años demandando. Vamos a estar dos o tres semanas de gira y luego más o menos el mismo tiempo descansando en casa. Y eso lo vamos a estar haciendo desde febrero a mayo. Así es factible, ya que nos permite hacer lo que nos gusta sin tener que abandonar nuestras vidas. Yo no tengo hijos, pero tengo perros, gallinas, un huerto,… ¡no puedo abandonarlos durante 4 meses seguidos! (Risas)

Y después de esta emotiva gira, ¿tenéis pensado volver a entrar en el estudio?

Pues haremos algún que otro festival en verano y luego ya nos meteremos a grabar nuevas canciones. Lo que pasa es que normalmente lo hacemos todo en Brooklyn y yo ya no tengo el loft en Nueva York, lo dejé hace un año y medio. Ahora me he instalado ya definitivamente en Ibiza y tengo una casa muy grande con sitio para todos. Mateo, por su parte, está viviendo en Cambridge, así que os nos reuniremos allí o en Ibiza. Eso sí, da igual donde estemos porque seguiremos siendo siempre un grupo de Nueva York.

Tiene que ser muy especial eso de grabar el décimo disco. Es un número que suena tan bien…

(Risas) Sí, la verdad es que es un poco surrealista. Ni siquiera lo había pensado, la verdad. Aunque creo que va a influir más el hecho de que lo vamos a hacer en un sitio nuevo que es diferente a donde lo solemos hacer. Pero nos sentimos muy afortunados de poder decir que vamos a grabar el décimo disco, es para celebrarlo. Lo mejor es el cariño que sientes cuando sales a un escenario y ves a toda esa gente, eso es lo que te anima el alma.

Standing at the gates: The songs of Nada Surf’s Let go. ¿Cómo surgió la idea de hacer este disco?

Pues es algo que se le ocurrió a nuestro manager y en un primer momento a Mateo se le revolvieron las tripas (risas). Dijo que ni de coña. Pensó: ¿Cómo vamos nosotros mismos a hacer un disco homenaje a nosotros mismos?”. Cuando se enteró de que algo benéfico organizado por la ACLU (American Civil Liberties Union), evidentemente, cambió de opinión. Y seguidamente aparecieron un montón de grupos a los que les apetecería muchísimo participar.

Han participado Ron Gallo, The Long Winters, Aimee Man,… 

Sí, ten en cuenta que no solo tienes que ver quiénes nos apetecería que estuvieran, también tienes que ver la disponibilidad de esos artistas. Por ejemplo, nos hubiera encantado que Spoon hubieran grabado uno de los temas, pero estaban de gira y no ha podido ser. Y, ojo, que estamos haciendo lo mismo con grupos españoles, que es algo que se anunciará la semana que viene. En su momento queríamos incluir algún grupo español pero no había sitio, así que hemos decidido hacer una versión española del Standing at the gates: The songs of Nada Surf’s Let go. Y hay algunos grupos que se lo han currado un montón, traduciendo las letras y todo.

Ya han pasado varios años desde que el trío pasó a ser cuarteto. Supongo que ahora os sentiríais incluso raros si tuvierais que volver a ser tres.

No te creas, si ahora Doug está tocando mucho más con su antiguo grupo que con nosotros. Estará con nosotros durante la primera parte de esta gira europea y luego ya seguiremos el resto de la gira con Louie Lino, con quien hemos grabado discos, estuvimos de gira con el Let go en su momento… Digamos que primero vamos a ser cinco y luego cuatro. Y si te descuidas en Murcia tocaremos los tres nada más.

¿Y se sabe ya cuánto van a durar los conciertos de esta gira? Mira que lo de An evening with… puede llevar a confusión.

Pues lo estamos mirando… Se supone que vamos a hacer el disco entero de principio a fin e iremos intercalando historias y anécdotas entre las canciones. Haremos una pausa de unos 15 minutos y tocaremos otro concierto en el que se sucederán las canciones que la gente tenga más ganas de oír, ya que habrá un sistema de votación en directo. Eso ha provocado que nos tengamos que preparar para tocar canciones un poco “rarillas”, cosas que hace muchísimo tiempo que no tocamos. (Risas)

Además en Madrid tenéis dos fechas los días 15 y 16 de febrero dentro de la programación de SON Estrella Galicia

Sí, a mí es que eso me encanta. Lo de tocar dos veces en el mismo sitio es insuperable. No sé si es porque los Clash a finales de los 70 en Nueva York hicieron 6 u 8 noches seguidas después de que los bomberos les cancelaran el concierto unos días antes porque había demasiada gente. Dijeron que iban a tocar los días seguidos que hicieran falta para que todos los que tenían su entrada pudieran asistir y eso hicieron. Y la gente decía que fue increíble, ya que cada noche sonaban mejor. (Risas)