El combo toledano Mawino, tras sorprendernos en su momento con el EP titulado Mod Pride (Rufus Recordings, 2013), saltan de nuevo al cuadrilátero con este largo. Con él, dan una lección sobre lo que debe ser el auténtico pop-soul, algo más admirable aún cuando somos conscientes de la mezcla de distintos estilos que llevan a las espaldas sus componentes, que van desde el pop más clásico al garage-punk.

El disparo de salida lo da “Crazy head”, que si no es el himno de este disco, que bajen los Fountaine Of Wayne y lo vean (o lo escuchen, más bien). Guitarras melódicas con una voz que navega sobre la canción como con una tabla de surf, el hammond aportando calidez y seriedad, mientras la sección rítmica pone todo su empeño en que ningún pie se quede quieto.

Con “Dissapoint you”, el segundo corte, Mawino da otra referencia, pop de etiqueta, de pañuelo en el bolsillo de la chaqueta, y mucho soul. Me han hecho recordar a Kara’s Flowers al escuchar “Light my room”, y también es cierto que la sombra alargada de Steve Wynn está presente en varios temas, pero es el orgullo mod, que tanto se ha prodigado en la escena musical toledana, el que hace que el grupo se desmarque del resto de power pop convencional.

La faceta más sensiblera viene de la mano de “Back to zero” y “The cage”, medios tiempos con coros de orfebrería revocando los sonidos mas íntimos de los sesenta. El hammond, como siempre, dando ese toque de elegancia y definiendo cuáles son sus patrones y referencias.

Añadir que el disco se cierra con “Yeah woman”, un tema contagioso y lleno de vitalidad que pone el broche a este trabajo tan redondo como el vinilo que desde ya puedes adquirir en Rock Indiana.