En diciembre del 2017, apareció “Cat person” en el New Yorker, y rápidamente se convirtió en uno de los relatos más compartidos, comentados y leídos de toda su historia. Su autora, Kristen Roupenian, trae ahora ante nosotros este nuevo libro con doce relatos que dejan un regusto amargo. Historias que clavan sus uñas en nuestro cerebro y siguen aferradas mucho después de haberlas terminado.

La autora crea unas imágenes poderosas, jugando con temas incómodos. Palabras con las que danza sobre una fina línea que nos divide entre el rechazo por la evidente toxicidad de los personajes y un ferviente anhelo por saber más.

Relatos complejos y agresivos donde los personajes se exponen al nivel más íntimo. En ellos se aleja de retratar encuentros románticos perfectos e ideales para mostrar la cruda realidad de las imperfecciones humanas. Con temas sobre deseos humanos, sexo, obsesión, roles de género, poder y sumisión, etc.

Da forma a los terrores del ser humano: Miedo a no ser nadie, a sentirse vacío, a tener que tomar decisiones, a no ser respetado, a la vergüenza de los deseos y aspiraciones más íntimas.

Nos muestra el aterrador efecto de las voces interiores que persiguen sin tregua a los seres humanos, que sacan lo peor de uno mismo y en casos extremos envenena a los personajes que las sufren y a quienes les rodean.

Algunas historias son muy realistas, otras juegan con ideas mágicas, pero todas ellas resultan en cierto nivel espeluznantes.

Por cierto, HBO ya está preparando una serie sobre los relatos. Confiamos en que sepan retratar el hilo de pensamiento de los personajes, pues este libro no solo cuenta con buenas historias, también son las palabras que las transmiten.