La XVI edición de La Radio Encendida ha sido un éxito, como de costumbre. Y lo ha sido porque una vez más han sido muchos los madrileños que se han acercado en masa hasta La Casa Encendida para disfrutar de actuaciones de alto nivel en un ambiente único. Hasta el sol ha salido para no perderse la fiesta, y mira que se deja ver poco últimamente por la capital.

Desde Walk Magazine fuimos testigos de dos actuaciones de gran calado, ambas protagonizadas por mujeres jóvenes con una prometedora carrera por delante. A eso de las 13:00h salía a escena Cintia Lund, la artista canaria que ha pasado la mayor parte de su vida en Estocolmo, pasó una temporada en Manhattan con la mayoría de edad recién cumplida y ahora está afincada en Madrid. Durante media hora escasa, esta rubia de veintitrés años ha sorprendido al personal con algunas de las canciones contenidas en New York Anthem (Subterfuge, 2o17), su álbum debut, como por ejemplo “I’m not a hipster” o la propia  “New York Anthem”.

joana-serrat-la-radio-encendida

A continuación le tocaba el turno a Joana Serrat, una de las grandes sensaciones del indie patrio a raíz de la publicación de Dripping Springs (Great Canyon, 2017), el cuarto disco de su carrera. Ella y su guitarra se bastaron para ser el centro de atención del auditorio de La Casa Encendida durante algo más de media hora. Durante ese tiempo el folk de raíces americanas adquirió el papel protagonista y solo cedió un poco de terreno cuando la de Vic, poco antes de despedirse, nos obsequió con “No reason to cry” de Tom Petty & The Heartbreakers.

Pocas veces han cundido tanto sesenta minutos de reloj. Gracias a Radio 3 y La Casa Encendida por hacerlo posible. Y, por supuesto, gracias a estas dos grandes artistas por su profesionalidad y buen hacer durante los primeros compases de esta jornada tan memorable.