Cuatro años han tenido que pasar desde Mojo (Reprise, 2010), su trabajo más reciente, para volver a ver al genio rubio entrar en el estudio. Si éste ya supuso un soplo de aire fresco tras The Last DJ (Warner, 2002), que pasó sin pena ni gloria, no tengas duda de que Hipnotic Eye ha venido a continuar esa línea ascendente.

El señor Petty ha hecho un disco que ya quisieran tener la oportunidad de firmar muchas de las bandas emergentes que ocupan las portadas de la prensa especializada de aquí y de allá. Eso sí, seguimos sin recibir la noticia que nos encantaría oír a los que disfrutamos tanto con su música. Me refiero a que una promotora española haya conseguido hacerse con un avión privado para el de Florida, porque parece ser que ése es el motivo de que aún no haya visitado tierras españolas. Otra opción es crear un proyecto de crowdfunding de un millón de dólares y que consigamos traerlo entre todos. Ahí lo dejo.

El caso es que cualquier momento sería bueno para poder disfrutar de piezas de genuino rock americano como “Red River”, hits machacones y pegadizos de la talla de “American Dream Plan B” o maravillas como “Forgotten man”, fuertemente influenciada por los mejores The Stooges. Por cierto, que el blues lo sigue teniendo muy presente, y buena muestra de ello son “Power Drunk” y ”Burnt Out Town”, enormes.