Café Berlín, 31/10/2016

Noche de Halloween. Cambiamos las calabazas y los disfraces de zombies por ver a los Wedding Present. El nuevo Café Berlín abría sus puertas a las 23:30 y la gran cola de gente que esperaba pacientemente en la calle empezaba a desvanecerse.

El motivo de la gira era la presentación de su último trabajo, Going, going… (Scopitones, 2016), aunque el grupo del veterano David Gedge no necesita excusas para dejarse caer por aquí. La sala, perfecta en cuanto a sonido y visibilidad, se llenó sin llegar estar abarrotada.

El show empieza con el mejor regalo de boda posible, “Give my love to Kevin”, perteneciente a su mitiquísimo disco George Best. La gente empieza a rasgar sus pantalones a modo de guitarra, y no sería la única canción con la que practicar el air guitar.

El cuarteto va soltando grandes canciones de su extenso repertorio como “Come play with me”, “Brassneck” o “Mothers”, que las alterna con algún tema del último disco, como “Rachel”, de corte más tranquilo, o “Two bridges”, convertida de inmediato en clásico de la banda.

David se encuentra cómodo, y no necesita mucho más para interpretar sus canciones que su voz y sus brazos a modo de actor dramático. The Wedding Present nos sorprendieron con un setlist potente y sin fisuras con el que hicieron un amplio repaso a su carrera, ejecutando piezas de la talla de “What have I said now?”(Bizarro), “Drive” (Mini), “Dalliance” y “Dare”(Seamonster), la enorme “My favourite dress” (George Best), “Flying saucer”(The hit parade), “Little silver” y “Birdsnet”(Going, going…).

La gente observa y escucha. El grupo mantiene su posición desde el minuto cero y solo cuando terminan la pausada “Santa Monica”, también del último, abandonan el escenario sin opción a ningún bis y sin la necesidad de reclamarlo.

Siempre se echa de menos algún tema de regalo, pero esto es como cuando un equipo de fútbol está plagado de estrellas, que a veces hay que dejar alguno en el banquillo.