Guitarras rockeras vs guitarras cristalinas, baterías muy cañeras pero con mucho ritmo, bajos machacones pero muy bailables, muchos uuuuhhhh, muchos oooohhhh, mil juegos de voces para dar aún más vida a unas letras que se te pegan, primero a los labios, después a la cabeza. Añádele mil cambios fantásticos y muy creativos que, sin embargo, resultan tan naturales, que te despeinan. Margarita ya tiene tercer disco.

La suma de cuatro personas aportando su manera de entender la música pero entendiendo que es eso, una suma que necesita las cuatro patas y que a lo largo de estos años ya tiene una forma mucho más definida que los anteriores, que apuntaban más hacia un lado o hacia otro, más incisivos y potentes a veces, un poco menos acelerados y más agradables.

Tal vez por eso este disco se llame Margarita, porque podría ser una recopilación de nuevos grandes éxitos en los que se juntan todas las partes y épocas de su música, haciendo un trabajo redondo, potente, animado, interesante.

Son 6 las canciones, pocas pero matonas, que este grupo madrileño se ha ido a grabar a Barcelona cuatro años después de su anterior Explota el cuerpo. Lo ha producido Sergio Pérez, y se nota que sabía a qué querían sonar Margarita. Difíciles de catalogar, espero que con esto te hayas hecho una idea aproximada de a lo que suenan y te animes a escuchar este discazo de una de las bandas más atractivas que puedas encontrar por ahí. Para rematar, solo destacar el diseño de la cubierta, obra de Manuel Donada.