La espera ha llegado a su fin. Tras varios adelantos a lo largo de los dos últimos años, La Casa Azul irrumpe de nuevo en la escena con nuevo proyecto y videoclip. En La Gran Esfera, Guille Milkyway tira abajo el muro y coquetea con miles de referencias, actuales y pretéritas, superventas y undergrounds, revientapistas y rompecorazones. Y es que en este nuevo álbum se pueden escuchar sonidos que nos recuerdan a Donna Summer, The Beach Boys, Roosevelt, The Go! Team o la ELO. Y todo ello sin perder un ápice de identidad.

Por su parte, “El final del amor eterno” ha sido el tema elegido para el nuevo videoclip, dirigido por Juanma Carrillo —quien ya dirigió el clip de “A T A R A X I A”. El vídeo, grabado en La Rioja, aborda una historia de personajes en busca de fe que atraviesan una crisis de identidad, pareja o creencias. Las imágenes reflejan cortes realistas y más abstractos, una danza cinematográfica entre dualidades del ser.

Después de haber alcanzado al gran público, de haberse paseado por el mainstream con su propuesta independiente, de escucharse tanto en pequeños festivales como en la vuelta de OT, de haber remezclado “Vivir así es morir de amor” de Camilo Sesto o haber reconstruido y reinventado todo un álbum de Nino Bravo, es irrefutable que a Guille Milkyway se le puede definir como único e irrepetible. Y este nuevo La Gran Esfera debería ser el disco que supusiese la confirmación, la eclosión definitiva, la eternidad.