Dicen que alcanzar el éxito es complicado. Pero que, en realidad, lo más difícil es mantenerse ahí arriba, reinventarse y seguir en la cima. Y de esto sabe mucho, precisamente, Leiva (Madrid, 1980), que alcanzó la fama junto a Rubén Pozo con Pereza y que ha sabido mantenerse en la cresta de la ola desde la separación del grupo, en 2011.

Desde entonces, Leiva ha publicado tres discos en solitario y el último de ellos, Monstruos, fue protagonista absoluto el pasado martes en el Teatro Barceló. Y lo fue no solo por presentarlo de nuevo delante de su público (Leiva reconoció estar “contento” por poder dormir en casa), sino porque fue una celebración de su Nº1 en Los 40 con su canción “Breaking Bad”.

El concierto, íntimo en comparación con las grandes salas y escenarios a los que está acostumbrado el artista de Alameda de Osuna, empezó tras la entrevista previa con Gema Hurtado y lo hizo al ritmo de los acordes de “El último incendio”. Toda una declaración de intenciones que provocó que el público comenzara a entrar en calor.

La energía que Leiva transmite con su voz y su guitarra continuó después con “Lluvia en los zapatos” y provocó el delirio entre los asistentes con el trío “Guerra Mundial”, “Sincericidio” y “Breaking Bad”. Pero, además, Leiva tuvo tiempo para dedicar a su público éxitos pasados de Pereza, como “Lady Madrid” (que supuso un vibrante y emotivo final del concierto) o, incluso, un pequeño homenaje a Sabina con “Lo Niego Todo”.

Leiva, acompañado en todo momento de la guitarra de su hermano Juancho, el piano de César Pop y del resto de su banda, ofreció sacó a relucir toda su electricidad y dio un gran recital a todos los asistentes al concierto de Los 40 Básico Opel Corsa.