Los dos pilares sobre los que se sustenta desde hace 26 años la banda granadina Los Planetas, Jota y Florent, protagonizaron el pasado miércoles una de las actuaciones más esperadas, y sin duda la más cuestionada, del festival Flamenco Madrid 2019.

La banda, que se presentaba en formato semi-acústico, mostró, como era de esperar, su lado más “flamenco”. Y lo hizo ante una Sala Guirau que colgaba el cartel de “sold out” horas antes de la actuación y que entendió a la perfección la propuesta que había preparado Jota y Florent escoltados por piano, guitarra flamenca y percusión.

Durante esa hora y cuarto de actuación, sonaron canciones como “Señora de las Alturas”, “Ljtihad”, “La llave de oro”, “Alegrías del incendio” o “Romance de Juan Osuna”, entre otras.

Uno de los momentos más memorables de la velada coincidió con el momento en el que Paco Conteras (a.k.a. Niño de Elche), por otra parte encargado de la programación del festival, se subía al escenario para acompañar a sus amigos. Juntos se atrevieron, por ejemplo, con una brillante versión de la emotiva “Tendrá que haber un camino”, cuya letra está dedicada al difunto Aleix Vergés (Dj Sideral) y que en su versión original era Enrique Morente el encargado de ponerle voz.

Para la despedida, Los Planetas se decantaron con por una versión del “Se se me va” de Manuel Alejandro, tema compuesto por el jerezano que fue popularizado por Bambino allá por 1990. Y a los que estamos ahí abajo no nos queda ninguna duda de que se les va, pero precisamente eso es lo que les hace tan especiales. Por eso se les quiere.

Próxima cita para disfrutar del directo de la banda al completo en la capital, el 22 de junio. Dentro de las Noches del Botánico y acompañados de orquesta sinfónica para rendir homenaje al mítico Una semana en el motor de un autobús con sus 20 años recién cumplidos. Casi ná.