Y que te acompañen siempre músicos de la talla de Mark Turner, Doug Weiss, Jaume Llombart y Joey Baron, el último en incorporarse al quinteto. Como ya se sabía desde hacía varias días Al Foster no iba a poder formar parte del quinteto de Jorge Rossy por asuntos familiares, aunque el que fuera baterista de Miles Davis durante la década de los 70 estuvo muy presente a lo largo de toda la velada. Y lo estuvo porque la actuación estuvo muy centrada en el álbum Stay There, disco que cumple un año de vida y en que el baterista, pianista y vibráfono catalán se rodeó de Mark Turner, Doug Weiss y Peter Bernstein, además del bueno de Al Foster.

Recoletos Jazz es una más que interesante iniciativa que lleva un tiempo indagando entre lo más granado del jazz de los últimos 30 o 40 años para ofrecernos conciertos muy íntimos en pleno centro de Madrid, a escasos metros de la Cibeles y la Puerta de Alcalá. En esta ocasión, como ya os hemos adelantado, el Rossy Vibes Quintet hacía una parada (realmente fueron dos) en el hall de este céntrico hotel para continuar con la segunda parte de la gira de presentación del ya citado Stay there.

Durante algo menos de hora y media Jorge Rossy, que en esta ocasión venía ejerciendo el papel de vibráfono, y sus secuaces nos deleitaron con piezas de la talla de “Mmmmyeah”, “Stay there”, “Blessed” y “Who knows about tomorrow”, por citar algunas. Sonaron compactos y las ejecuciones fueron más que precisas, algo a destacar teniendo en cuenta el reducido espacio del que disponen los músicos en este espacio tan íntimo. Todos estuvieron de sobresaliente pero merece la pena elogiar a un Joey Baron excelso, que fue el gran responsable de que el interés por esta visita no decayera un ápice tras la baja de Al Foster.

Ahora toca volver a subirse en el avión para visitar Alemania, donde Jorge Rossy aprovechará para ver a la chica del teléfono, Francia, Bélgica y Holanda, países en los que una vez más dejarán sin duda buena impronta de su profesionalidad y buen hacer.