Más vale tarde que nunca. Y es que muchos hemos descubierto el talento de Joana Serrat con un retraso de cinco años gracias a este Dripping Springs, su tercer trabajo.

No cabe duda de que la de Vich tiene una sensibilidad especial para facturar canciones a medio camino entre el folk y el pop que a menudo están cubiertas de atmósferas complejas sin llegar a ser demasiado densas (“Shadows of time”). Tampoco nos sorprende que, con hits inmediatos como “Trapped in the fog” la hayan elegido como telonera artistas de la talla de The Handsome Family o The Jayhawks.

De la producción se ha encargado Israel Nash, así que no es de extrañar el resultado obtenido en piezas como “Come closer” o “The garden”. Aunque a favor de Joana Serrat tenemos que decir que estas canciones ya tenían un potencial enorme antes de que la catalana embarcase en ese avión con destino a Texas que estamos seguros de que supondrá un antes y un después en su carrera.

Lo fácil sería incluir su nombre en el saco de mujeres-españolas-que-cantan-folk-en-inglés, pero yo no creo que sea la nueva Russian Red o Anni B Sweet, me da la sensación de que aquí hay mucho más que la nueva voz femenina de turno con ganas de subirse a un carro que siempre funciona.