Gloria bendita. No se me ocurre mejor forma para definir la última referencia de Jamie 4 President, la tercera dentro de una impecable trayectoria que le ha llevado a cruzarse todo el país, desde Torremolinos hasta Sant Feliu de Guixols, en busca de su mejor disco hasta la fecha.

The Heartbreak Campaign es una lección de power pop e indie rock que hará las delicias de los nostálgicos de esos sonidos puramente noventeros que marcaron a toda una generación. Basta con reproducir “Everything fades” para que se te empiecen a erizar los pelos del antebrazo y te permitas recordar tiempos pasados en los que el suelo de tu habitación estaba lleno de ejemplares destartalados de la revista Factory (actual Rockdelux) y cassettes de Guided by Voices o Big Star se amontonaban cerca del loro de doble pletina del momento.

Tampoco se quedan atrás “Power Ballad Prince”, “Candyfloss” o “The day I fell for a gipsy girl”, que junto con la citada más arriba dan forma a un inicio de disco al que no se le puede poner un solo pero. ¡Qué manera de empezar, señores!

A continuación, el bueno de Jamie R. Green y los suyos (su inseparable Pablo González de Wild Animals, Xavi de Bullitt y Borja de Plase Wait) nos siguen deleitando con preciosas melodías como las que inundan “Mexico 86″ o “The mystery of Amy Woo”, tan precisas como emotivas. Algo parecido te ocurre al pinchar “Far from blue”, que directamente te teletransportará a una noche de verano en una playa de Orange County durante algo menos de tres minutos. Qué gozada.

Y como tampoco es cuestión de reventarte el disco entero, vamos a dejar que el resto de canciones incluidas en este flamante nuevo álbum del nacido-en-Leeds-pero-malagueño-de-adopción te sorprendan como mandan los cánones.

Por cierto, no te preocupes si horas después de escuchar el nuevo trabajo de Jamie 4 President sigues coreando eso de “everything fades except for the sound” como si no hubiera un mañana, es lo normal.