Sala Siroco, 24/10/2015

El músico dominicano Anthony  Ocaña presentaba su último LP, In Trance (La Luna o los Ritos del Amor), en un  ambiente íntimo, aunque contínuamente alterado por el volumen tan alto de la música en la parte de abajo de la sala.

Con su reconocible mezcla de influencias experimentales, contemporáneas, clásicas y  latinoamericanas, nos regaló imprescindibles cortes como “Fábrica de Sueños” o “La última Cena de Rita”, piezas que nos trasladan con ritmos caribeños a paisajes muy lejanos. También sonaron cortes más relajados, pero igualmente bellos, como “In Trance 1”, con el que es realmente fácil evadirse.

Sorprende cómo su peculiar voz acompaña sin letra a esas suaves melodías que protagonizan temas como “Samín”, asistido también por Carlos Mankuzo y su indispensable juego percusionista de originales instrumentos, además de por la brillante y potente guitarra eléctrica de Sully  Bonnelly. En resumen, fue una velada serena y agradable a la que será difícil negarse a volver.