Han pasado dos décadas  desde que Antonio Luque, Sr. Chinarro, diera sus primeros pasos con los tres temas que forman parte del EP Pequeño Circo. 20 años y 15 discos que componen una carrera que no ha pasado desapercibida y que vuelve ahora a los orígenes de Luque con Perspectiva Caballera.

Tras sus dos últimos discos, Menos Samba y Enhorabuena a los cuatro, el sevillano retoma la línea melódica y estructural que inició con El fuego amigo y que evolucionó en sus tres trabajos posteriores (El mundo según, Ronroneando y Presidente). Para ello, ha vuelto a reunir a “la banda”, artífices de esa base clara y chinarra. Un trabajo que tiene el honor de llevar la marca de la autoproducción con su recién estrenado sello VEEMMM (Vil Estructura del Establishment, Marketing, Marketing, Marketing).

Con este mix de elementos, Perspectiva Caballera se presenta como una recuperación de las formaciones hipnóticas que inundaron las letras y sonidos de un Chinarro que despertó la curiosidad de muchos. Así, nos encontramos a lo largo de sus 10 canciones con un Luque que recupera lo mejor de su pasado, pero con la madurez del que acumula toda una experiencia a sus espaldas.

Su primer single, “Droguerías y farmacias”, es la llave de apertura de esta obra. Y a medida que van sucediendo los temas, hallamos esbozos de canción protesta en el “El gato S” o “Los conejos”. También nos deleitamos con canciones muy “chinarras”, como “Mudas y escamas”, “Ácido fórmico” o “Nod”, una regresión al mejor Sr. Chinarro. “Famélicos y famosos” sólo consigue verse superada por el teclado de “El Viaje Astral”.