Coincidiendo con la celebración del Gastrofestival 2020, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza propone una actividad que no podemos más que recomendar a los amantes del arte y la gastronomía, valga la redundancia, que  incluye una visita guiada por las salas, siguiendo un recorrido de temática culinaria, y la degustación de una tapa inspirada en algunos de los cuadros del itinerario.

Desde el fruto prohibido del Jardín del Edén a las hamburguesas de las cadenas de comida rápida, pasando por el pan y el vino de la Última Cena y diferentes bodegones, el recorrido en torno a la gastronomía destaca el papel de la alimentación en obras de artistas como Jan Gossaert, Chardin o Richard Estes.

Tras un recorrido de más de una hora que nos lleva a descubrir 18 obras de arte de la pintura occidental en las que la gastronomía ocupa un papel fundamental, el visitante tiene la oportunidad de degustar un trampantojo de tomate que, señores de la organización, es mucho más que una tapa (en todos los sentidos).

tapa-gastrofestival-thyssen