Nos damos una vuelta por este disco sin saber muy bien si seremos capaces de salir de él. Tan hipnótico como un péndulo y con unas guitarras que tan pronto te mecen en una hamaca como te despiertan al estilo de una alarma para ir al trabajo.

Se trata del proyecto paralelo del batería de Girl Names, Neil Brogan. Se dejaron ver por la capital el año pasado, concretamente en el Madrid Popfest. No sabemos cuándo volverán, pero yo optaría por dejarles siempre la puerta abierta.

Después del primer tema, “(I don’t feel like) giving in”, pop de referencia a la par que caleidoscópico, te sueltan el hit del disco casi sin avisar. Y es que “Ordinary daze” ha sido creado para dibujar una sonrisa permanente en tu rostro y dejarte animado para el resto del día, independientemente de lo que tengas que hacer y hacia dónde te dirijas.

Tienen un toque Vaccines, recuerdan a los Vaccines divertidos. Tarareos, saltos y frescura que consigue rozar la perfección en “Cold Reading” y “Yr Horoscope”. Sea Pinks, gracias a esas refrescantes guitarras y pegadizas melodías, son de esos grupos que caen bien a todo el mundo (“Depth of field”, “Everyhing in sight”).

En resumen, es como si los Motorama y los Wave Pictures fuesen colegas de toda la vida. Sobre todo en piezas como “I won’t let go” o “Soft days”. Lo clásico siempre será moderno.