Sólo tienes que escuchar “Reynolds”, la canción que abre Hundred Miles Away, para caer rendido a sus pies. El de Castellón, a pesar de juventud, ya ha paseado su música por Francia, Inglaterra y Estados Unidos, experiencias que le han servido para curtirse y madurar, tanto personal como profesionalmente.

 Tu caso es, cuanto menos, curioso. Un día decidiste soltar las baquetas para agarrar una guitarra y un micrófono. ¿Qué te llevó a tomar esta decisión?

Con la batería no tenía posibilidad de componer al ser un instrumento de percusión, no se pueden componer melodías o armonías. Así que empecé a tocar la guitarra aplicando las nociones básicas de solfeo y piano que aprendí a los 7 años.

Supongo que, a día de hoy, aún no puedes evitar sentarte detrás de los tambores de vez en cuando.

Tengo un pequeño set en mi estudio y lo uso para probar ritmos en nuevas ideas, pero sólo la uso como herramienta para componer o grabar. Hoy por hoy disfruto más tocando la guitarra y cantando.

Francia, Estados Unidos, Inglaterra,… ¿Cualquier sitio es preferible a España a la hora de intentar hacerse un hueco en el panorama musical?

No cualquier sitio, pero Estados Unidos e Inglaterra son los dos países más importantes en el panorama musical. La diferencia para emprender algo artístico es tremenda si tenemos en cuenta que en España no existe industria.

Hasta la fecha has publicado dos EPs, Union St y Hundred Miles Away, ¿será 2015 el año en el que entres en el estudio para atreverte con un LP?

La intención es empezar la grabación del disco este año, por ahora estoy componiendo las canciones pero aún es demasiado pronto para fijar fechas concretas. Calculo que entraré en el estudio en verano, por lo que no creo que haga gira fuera de España como hice el año pasado. Me gustaría que se estrenara en Navidad, es una fecha bonita para publicar trabajos, iré informando a través de mis redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).

El año pasado fuiste uno de los semifinalistas del Proyecto Demo, ¿qué sentiste al quedarte a las puertas de ser el ganador?

Me sorprendió mucho que mi single llegara tan lejos, así que fue un desenlace agridulce. Me sentí un poco triste por no pasar la última criba, aunque sigo tocando y componiendo con la misma ilusión que antes.

¿Crees que este tipo de certámenes sirven para algo? En tu caso concreto, ¿qué ha cambiado desde entonces?

En mi caso no ha cambiado absolutamente nada. A efectos prácticos no he notado nada, ni más venta de discos ni más asistencia en los conciertos, al menos no ha habido un brusco cambio tras el concurso. Mi comunidad ha ido creciendo poco a poco pero gracias a las redes sociales y a gente como vosotros, donde cedéis espacio a artistas independientes para conectarlos con amantes de la música.

Ahora mismo estás inmerso en una gira por la península. ¿Cómo están funcionando las nuevas canciones?

Están funcionando genial, no tengo muchas pero siempre las toco y dejo que el público elija el título. Hace poco toqué en un festival en Valencia, el Gramola Fest V, y Phillip Thompson, batería de We Used To Pray, se me acercó para sugerirme que pusiera “Going Down” como título a una de mis nuevas canciones.

El verano pasado las paseaste por un montón de salas londinenses, ¿cuáles son las principales diferencias entre el público español y el británico?

El público británico es bastante exigente, es difícil llevar una propuesta mediocre y hacer algo relativamente relevante en Inglaterra. Esto es muy positivo para un artista porque te impone unos estándares muy altos y te hace mejorar mucho. En España la música no está tan arraigada en la sociedad, o al menos no tanto como por ejemplo el fútbol, eso hace que la gente que acuda a conciertos y consuma música sea una minoría.

Supongo que, a falta de un buen arsenal de canciones, en tus directos sigue habiendo espacio para las versiones.

Siempre toco versiones, intento combinarlas con mi repertorio propio. Me gustaría tocar exclusivamente temas originales, pero creo que transformar una canción conocida totalmente y ofrecerla en directo puede dar un toque dinámico al show, y eso siempre es positivo.

Por nuestras páginas han pasado Jacobo Serra y Rob DeLion hace no mucho, jóvenes artistas españoles con los que compartes ese estilo a medio camino entre el folk y el pop, además de la preferencia por expresarte en inglés.

¡Son dos grandes artistas! Me expreso en inglés porque es la forma en la que entiendo el estilo musical que hago. Quizá si cantara flamenco, lo haría en castellano.

Aún eres muy joven y seguro que tienes una larga carrera por delante. ¿Cómo te ves dentro de 10 años?

La verdad, no es algo que me plantee porque el mundo de la música es muy dinámico. Tengo claro que seguiré tocando y escribiendo, me gustaría que mi comunidad fuera creciendo y lo pasáramos genial en los conciertos.

Aunque es evidente que lo tuyo es la música de procedencia anglosajona, habrá algún artista español por el que sientas un interés especial…

Sí, a parte de los dos que ya hemos mencionado, hay otras bandas que me parecen interesantes, como por ejemplo LA.