No hay mejor remedio que la samba para un buen confinamiento, o eso al menos es lo que cree Mike.