El 2018 se pira. En este año, unos cuantos melocotonazos me han reventado la cara y los oídos.

Aquí está la lista definitiva, ¿te enteras, Pitchfork?