Brighton 64 han vuelto a sorprendernos, y lo han hecho, ojo al dato, con un disco doble que hará las delicias de todo amante del power pop más vitalista y los sonidos revivalistas de corte sesentero. El tren de la bruja nos muestra a una banda que, a pesar de su veteranía, está en un estado de forma envidiable y que no tiene tapujos a la hora de dar rienda suelta a su creatividad.

En esta ocasión, para las letras han contado con la colaboración de Carlos Zanón. Y es que éstas están basadas en un relato del escritor barcelonés que este mismo año publicaba Taxi (Ediciones Salamandra) y que siempre ha estado en mayor o menor medida ligado al mundo del rock and roll.

El tren de la bruja es un disco que se escucha de una tacada y que ha sido concebido para ser bailado y coreado hasta la extenuación, así que no vemos el momento de ver a Brighton 64 defenderlo en directo (tocan en Madrid el 27 de octubre). Suenan más sólidos que nunca, suponemos que en esto habrán tenido algo que ver Jordi Fontich (teclista), Eric Herrera (batería) y Pablo Jiménez (bajista).

Sería una locura pararnos a desmontar cada una de las 20 canciones que componen esta obra, así que lo que vamos a hacer es destacar aquellas que nos han hecho especial tilín. Dicho esto, nos quedamos con ese sincero homenaje a los Blues Brothers que lleva por título “Elwood & Jake”, la desenfadada “El tren de la bruja”, que es un tema 100% Brighton 64, la skatalítica “Quién mató al gato”, que suena como un tiro, la festiva “El agua de los floreros” o esa oda a esa joven que todos hemos podido conocer en algún momento que responde al nombre de “Chica 10″.

Pero no se queden solo con éstas, que hay muchas más. Hay incluso instrumentales que suenan cuando tienen que sonar y como tienen que sonar. Una gozada de disco, en resumen.