¿Te imaginas poder alojarte donde lo han hecho grandes figuras de la música como Led Zeppelin, Jim Morrison, John Lennon, Louis Armstrong, Keith Richards o David Bowie? Pues deja de imaginarlo porque es ya una realidad gracias a la iniciativa de Booking.com.

La música y los viajes son una buena combinación. Ya sea escuchando tu canción favorita mientras recorres un país en coche o bien volando a un destino desconocido al otro lado del planeta para ir a un concierto o a un festival de música únicos, la música tiene un papel importante en la vida del viajero.

Descubre los seis alojamientos perfectos para conectar con el músico que llevas dentro:

Andaz West Hollywood – a Concept by Hyatt, Los Ángeles (EEUU)

A solo cinco minutos a pie de Sunset Strip, en el Andaz West Hollywood se han alojado músicos como Led Zeppelin, Jim Morrison o Keith Richards. El hotel ganó fama en el mundo del rock n roll durante los 70, hoy en día cuenta con un moderno restaurante que sirve cocina californiana de temporada, y un elegante bar con cócteles de autor. El alojamiento también sirvió como escenario de rodaje de la película norteamericana “Casi famosos”, que trata la historia de un periodista adolescente encargado de seguir la gira de un grupo para la revista Rolling Stone durante los 70.

nhow Berlin, Berlín (Alemania)

El primer hotel dedicado al diseño y la música de Europa, el nhow Berlin, está situado a orillas del río Spree y a 5 minutos a pie de la MTV Berlin y de Universal Music, la compañía de música líder en el mundo. nhow Berlin ofrece a sus clientes dos estudios de grabación de música y préstamo de guitarras eléctricas sin ningún coste. ¡Incluso puedes pedir un set de DJ en tu habitación! Además, el hotel es escenario de conciertos y sesiones de DJ, perfecto para entrar de lleno en el ambiento tecno tan típico de Berlín.

Fairmont The Queen Elizabeth, Montreal (Canadá)

El Fairmont The Queen Elizabeth es un elegante hotel situado en el corazón de Montreal. La famosa suite de John Lennon y Yoko Ono es el escenario donde tuvo lugar “En la cama por la paz” en 1969 y donde se compuso y se grabó la canción “Give peace a chance”. Hoy está totalmente renovada y se ha transformado en una suite de lujo que puede acomodar hasta cuatro personas e incluye una experiencia de realidad virtual y muchas sorpresas en la habitación.

Gstaad Palace, Gstaad (Suiza)

Construido en 1913, el Gstaad Palace se ha ganado a lo largo de los años una fama indiscutible por ser un alojamiento elegante y discreto. Leyendas de la música como Louis Armstrong y Ella Fitzgerald han sido algunos de sus ilustres clientes, que actuaron también en el elegante lounge del hotel. Hace unos años, la estrella del pop, Madonna, celebró la Noche de Fin de Año en la famosa discoteca del hotel GreenGo.

BackStage Hotel, Ámsterdam (Holanda)

Situado a solo 2 minutos de las famosas salas de conciertos de Ámsterdam (Paradiso, Sugarfactory y Melkweb), este alojamiento único está decorado con muebles y motivos de la industria de la música. El personal ofrece información a sus clientes sobre lo último en conciertos de la ciudad y, además, los clientes pueden protagonizar su propia jam session improvisada con una de las guitarras que cuelgan en la pared. A solo 20 minutos en transporte público, se encuentran otros escenarios musicales como The Amsterdam Arena, Ziggo Dome y el Heineken Music Hall.

Phoenix Hotel, San Francisco (EEUU)

Con un extenso pasado musical, el Phoenix Hotel es un hotel boutique singular situado donde se cruzan las zonas de Tenderloin, Civic Center y Little Saigon en San Francisco. También está muy cerca del Bill Graham Civic Auditorium y el Great American Music Hall. A lo largo de los años, se ha ganado la fama de alojar a generaciones de músicos de gira de la talla de David Bowie, Red Hot Chili Peppers o REM. En el patio del hotel podemos encontrar esculturas originales y obras de arte. El alojamiento tiene piscina al aire libre y sus habitaciones están
equipadas con soporte para iPad. Aún hoy es el sitio ideal para músicos y otros artistas en ruta así como para viajeros intrépidos que quieren disfrutar en el corazón de San Francisco.