No estamos ante el mejor disco de Band Of Horses. Ya está, ya lo he dicho. Ahora vamos a repasar algunas de las canciones contenidas en este Why are you ok, un trabajo al que le ha tocado sufrir los ataques habituales que suelen verterse contra una banda que ya lo ha demostrado todo con varios discos sobresalientes y aún tiene la osadía de seguir entrando en el estudio. Ahí es nada.

En conjunto, no está nada mal. Quizá se echen en falta algunos de esos hits indiscutibles contenidos en álbumes como Cease to begin o Mirage rock, pero eso no quita que estemos ante un trabajo más que correcto.

Para empezar un disco con “Dull times / The moon” y sus cerca de siete minutos de duración hay que tenerlos bien puestos. Y para cuando viene a sonar “Casual party”, que nos muestra al mejor Ben Bridwell, ya han conseguido encandilarnos. Que los de Seattle aún tienen cuerda para rato queda demostrado con canciones como “Throw my mess” o “Country teen”, donde sacan a pasear su faceta más autóctona, o “Solemn oath”, a la altura de joyas predecesoras.