Se llaman Novio Caballo, vienen de Castellón y lo hacen a golpe de mala leche, provocación, electrónica y punk. Por el momento no podemos daros mucha más información, excepto que ya está disponible Jesús es negro en Spotify y que seguro que pronto oiremos hablar de ellos.

Una especie de cruce entre El Columpio Asesino y McNamara. Toman su nombre de la novela gráfica más gamberra (y romántica) de 2018, Mi Novio Caballo (Reservoir Books) de Xiomara Correa Docampo.

Llegan para aportar su granito de arena a la noche, la fiesta y al revival del bakalao, y también para devolver a la música la irreverencia, el sudapollismo ilustrado y la lujuria.