La banda granadina Niños Mutantes, con Ventanas, se ha dejado guiar hacia nuevos sonidos de la mano de cinco productores diferentes: Anxo y Carlangas de Novedades Carminha, Christina Rosenvinge, Noni y Doria de Lori Meyers, Ángel Luján y Raúl Pérez.

El regreso discográfico de Niños Mutantes es un salón repleto de fugas hacia diversas direcciones: un álbum grabado a lo largo de 2019 en cinco estudios diferentes, con cinco equipos de producción distintos.

Tres de ellos conocidos ya con los anticipos del disco (Ángel Luján, Raúl Pérez y el tándem formado por Carlangas y Anxo de Novedades Carminha), y otros dos que aún permanecían sin desvelar (Christina Rosenvinge, en su primera producción para otros tras su dilatada experiencia en la autoproducción, y la pareja formada por Noni López y Javier Doria de Lori Meyers).

Niños Mutantes no sólo han contado con estos aliados; han deconstruido su proceso creativo para “desmutantizarse”, sin pasar por el local de ensayo, buscando en la improvisación y en la reivindicación del trabajo en equipo registros que nunca antes habían tocado, aires electrónicos, sudamericanos (no en vano en 2018 visitaron México, Colombia, Panamá y Venezuela) y hasta bailables, pero sin perder las marcas de agua más reconocibles del “sonido mutante”. Ventanas nos presenta la cara más transversal de una banda que vive revolucionándose a sí misma para revolucionar a los demás.