Cuando el funk llama a tu puerta, solo le puedes recibir bailando y con una toalla para secar el sudor.